El supremo condena a cuatro directores de banco por blanqueo de dinero

El Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia de la Audiencia de Sevilla que condenó a los directores de cuatro oficinas bancarias.

La sentencia del Supremo, a la que ha tenido acceso Efe, rechaza el recurso de amparo planteado por A.M.C., dueño de una empresa de transportes que fue condenado a dos años y medio de cárcel y que fue el único de los procesados que no reconoció los hechos ni aceptó una condena de conformidad en la Audiencia de Sevilla.

Los acusados fueron detenidos entre abril de 2001 y el mismo mes de 2002 con envíos que totalizaban 3.616 kilos de hachís y que habían sido escondidos en palés de material de construcción, enviados desde Sevilla a destinos ficticios en las ciudades inglesas de Londres, Manchester o Leeds y a Milán (Italia).

La vista se celebró en marzo de 2007 y en ella los cuatro directores bancarios reconocieron los hechos y aceptaron una condena de seis meses de cárcel y un año y medio de inhabilitación para trabajar en el sector financiero, así como once de los doce presuntos traficantes.

Por ello, el juicio se celebró sólo contra A.M.C., y ahora el Supremo confirma su condena porque "los indicios tenidos en cuenta por el tribunal sentenciador están debidamente acreditados en la causa y son jurídicamente relevantes".

El acusado, según la sentencia de la Audiencia, creó empresas conjuntas con el condenado como cabecilla de la red y entre ambos se transmitieron participaciones sociales, también "destruyó papeles comprometedores" para el cabecilla, su nave industrial suministraba electricidad a la del otro condenado y uno de sus camiones prestó "especial colaboración" a la banda al ser utilizado para transportar la droga.

Por todo ello, el Tribunal Supremo cree que "no cabe otra conclusión razonable" que su implicación en la red, que fue explicada por la Audiencia "acorde con las reglas del criterio humano" y con un razonamiento "que no es irracional, absurdo ni arbitrario".

El acusado recurrió porque su condena se basó en lo declarado por tres de los acusados en su derecho a la última palabra, y por lo tanto su propio abogado no tuvo ocasión de interrogar sobre ello, pero el Supremo entiende que tales declaraciones ya estaban en la causa, no significaron "ninguna novedad" y el defensor "pudo preguntarles en la forma en que hubiera considerado procedente".

Los directores de las oficinas del Banco Santander, La Caixa, El Monte en las localidades de Gelves, Pilas y Sevilla capital no recurrieron su condena, en la que se declaró probado que ofrecieron a los narcotraficantes comprar billetes de lotería y cupones de la ONCE premiados.

ADN. 2 de marzo de 2009.