Caixabank pactó con ICBC controlar que sus transferencias a China eran legales

El pacto firmado por el International and Commercial Bank of China (ICBC) con Caixabank gracias al que al menos tres organizaciones mafiosas usaron las sucursales del banco español para envíos masivos de dinero a su país, incluía la obligación para la entidad catalana de garantizar que las transferencias a China cumplían la normativa española antiblanqueo. Pese a ello, según el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, que ha imputado al banco chino por ese delito, ni el ICBC ni Caixabank reportaron al Sepblac (el órgano ejecutivo que controla este fenómeno) una sola operación sospechosa. Parte de los 188 millones enviados desde la entidad española a China solo en 2012 procedían de los grupos criminales Emperador y Snake.

Continuar leyendo