Esclarecen una entramado de estafas por internet tras denuncia en Marchena

La Guardia Civil de Marchena (Sevilla) ha investigado a cuatro personas en Barcelona, Alicante, Sevilla y Córdoba dentro del plan de lucha contra el blanqueo de capitales y fraudes a través de internet, con el que han esclarecido un entramado para estafar en la venta de móviles en la red.


La investigación comenzó en diciembre de 2016, tras una denuncia en dependencias de la Guardia Civil de Marchena, por una supuesta estafa en la compra de un teléfono móvil en Internet, ha indicado hoy el Instituto Armado en un comunicado.

Las investigaciones han permitido descubrir un modo sofisticado y complejo de estafa y blanqueo del capital que ha facilitado el esclarecimiento de, al menos, quince estafas y una usurpación de identidad, ascendiendo el importe defraudado a 10.630 €.


Según la investigación , el primer paso consistía en captar personas a través de anuncios en internet, aprovechándose en la mayoría de las ocasiones de su estado de necesidad, ofreciéndoles una cierta cantidad de dinero por realizar distintas acciones que se les solicitaban, todas ellas de sencilla ejecución.


Para lograr el engaño en los potenciales compradores - víctimas-, creaban páginas web que simulando el logotipo de alguna empresa dedicada a la venta de telefonía móvil, ofrecían terminales a precios muy competitivos, que nunca llegaban a los compradores, poniendo como persona de contacto a una de las que previamente habían captado como supuesta trabajadora. La función de ésta sería remitir a los interesados a una tercera, otra supuesta trabajadora cuya función sería concertar el precio y la forma de pago, siempre bajo una identidad falsa.


En el entramado participaba otro tipo de supuestos trabajadores, captados igualmente, y cuya función, se limitaba a facilitar su número de cuenta para que los compradores (víctimas de estafa) realizasen el pago mediante transferencias bancarias o ingresos, y remitir el dinero a Nigeria. Son las denominadas en el argot policial como "mulas del dinero", según la fuente.


La participación de las distintas personas captadas en cada uno de los tres roles independientes y perfectamente diferenciados: la primera persona de contacto (aporta su número de teléfono), la segunda persona encargada de concertar precios y formas de pago (que utilizaba una identidad falsa) y la tercera persona que recibe el pago para posteriormente enviar el dinero (aporta su número de cuenta), se realiza con el fin de dificultar la detección del fraude, modus operandi e identificación de los responsables. 

La identidad falsa que utilizaba una de las trabajadoras de la organización correspondía a una tercera persona real, que acumulaba un gran número de denuncias por estafa.Esta persona había denunciado el supuesto uso fraudulento de su identidad, viéndose impotente ante las numerosas acusaciones por estafa que se le habían comunicado.


La operación se da por finalizada en una primera fase, en la que se identifica a la persona que recibía el dinero en Nigeria y a todos los participantes en cada uno de los demás escalones, aunque actualmente se continua con las indagaciones y no se descartan nuevas detenciones.

Fuente: Lavanguardia.com

10/02/2018