Juzgan a dos acusados de prestar sus cuentas para una estafa por internet

La Audiencia Provincial juzgará próximamente a un hombre y una mujer acusados de prestar sus cuentas para una estafa bancaria a través de internet, que supuso unas pérdidas de 8.802 euros a una entidad guipuzcoana y por la que se enfrentan a sendas peticiones de dos años y medio, y tres años de cárcel respectivamente.

Según el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que hoy ha tenido acceso EFE, los hechos se produjeron en fechas anteriores al 17 de marzo de 2010, cuando unos desconocidos accedieron ilegalmente a la cuenta bancaria de la perjudicada.

El texto de la Fiscalía aclara que este acceso ilegítimo fue debido a un "incumplimiento" por parte de la entidad financiera "de las disposiciones administrativas de seguridad de datos personales, en lo relativo a identificación y autentificación de los usuarios".

Paralelamente, estos delincuentes desconocidos contactaron con los dos acusados y se pusieron en "connivencia" con ellos para que les facilitaran unos números de cuentas bancarias a los que luego realizaron tres transferencias desde la cuenta de la afectada por un importe total de 8.802 euros.

El documento del Ministerio Público concreta que dos de las transferencias, de 3.000 euros cada una, fueron ingresadas en una cuenta de un pariente de la mujer acusada, pero usada habitualmente por ella, mientras que otro giro, por valor de 2.802 euros fue ingresado en la cuenta del segundo procesado.

"Inmediatamente -prosigue el texto-, los autores del fraude se pusieron en contacto con los acusados y les dieron instrucciones precisas para retirar el dinero en metálico de sus cuentas y enviárselo a través de una empresa de envío postal de dinero".

Este envío fue realizado por medio de un sistema basado "en la confianza previa entre remitente y destinatario", que permite que el dinero sea retirado en el destino tan sólo con un "número de control de transferencia".

El escrito de la Fiscalía sostiene que los dos inculpados remitieron el dinero, tras detraer una "comisión" por sus servicios, "con la finalidad de obtener un beneficio ilícito" y ayudar a los autores de la estafa a "ocultar el destino definitivo del dinero sustraído".

El Ministerio Público considera que estos hechos son constitutivos de sendos delitos de receptación en su modalidad de blanqueo de capitales por los que reclama tres años de cárcel y 12.000 euros de multa para la mujer y dos años y medio de prisión y 5.600 euros de multa para el hombre.

Asimismo, demanda que indemnicen con 9.000 euros a la entidad perjudicada "con los intereses y actualizaciones que procedan".

Fuente: eladiariovasco.com

10/01/2018