El juez investiga si un testaferro de 'Gürtel' blanqueó fondos de los Pujol

El juez José de la Mata interrogará a Luis Agramunt, uno de los grandes testaferros de la trama Gürtel, para que aclare si blanqueó fondos de la familia Pujol en Costa Rica. El magistrado le ha emplazado el próximo 26 de septiembre en la Audiencia Nacional para que aporte toda la documentación que obre en su poder en relación con la sociedad Blueshield Capital Group, constituida en San José en septiembre de 2010 y en la que fue apoderado Jordi Pujol Ferrusola.

Esta empresa fue creada para cobrar comisiones por labores de intermediación empresarial y fue concebida, sin éxito, para intervenir en la implantación en el país de empresas españolas.

La decisión la ha adoptado a petición de la Fiscalía Anticorrupción, que ha solicitado que Agramunt entregue, entre otras cuestiones, la documentación de todos los fondos aportados a dicha sociedad, de los pagos realizados por ella así como cualquier elemento que se encuentre relacionado con el primogénito del ex presidente autonómico catalán.

La existencia de esta sociedad costarricense fue denunciada a Anticorrupción en noviembre de 2014 por el ex fiscal Carlos Jiménez Villarejo, que acusó en la década de los 80 a Jordi Pujol Soley en el denominado caso Banca Catalana y dirigió Anticorrupción hasta 2003.

La pista aportada por Jiménez Villarejo fue trasladada a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) de la Policía, que solicitó hace meses el registro de las oficinas de Agramunt por considerarlo una «figura relevante» en el supuesto blanqueo de capitales del clan catalán.

La Udef recalcó que este testaferro «gestionó la constitución de Blueshield, de la que serían titulares Jordi Pujol Ferrusola, Enrique Vargas Tabernero y Juan Antonio Piedras Sanz». Y añadió que esta empresa «pudiera haberse instrumentalizado para el blanqueo de capitales procedente de comisiones ilícitas relacionadas con la corrupción internacional». No obstante, De la Mata rechazó los registros solicitados, toda vez que sospechó que una parte de la información que manejaba la Policía procedía del célebre pendrive que aportó a la causa sin explicar su procedencia.

Sin embargo, tanto Anticorrupción como el instructor del caso Pujol han decidido reactivar ahora esa línea de investigación, concentrada en un testaferro que estuvo imputado en el caso Gürtel por crear una docena de sociedades pantalla para Francisco Correa.

Según los investigadores, Agramunt «sería una persona encargada de proporcionar sociedades constituidas ad hoc en territorios opacos o no cooperantes desde el punto de vista de la prevención del blanqueo de capitales, permitiendo su instrumentalización en todo tipo de actividades». Por lo que lo consideran «responsable criminalmente de un delito de blanqueo en su modalidad de imprudencia grave».

El juez De la Mata ha citado el mismo día que Agramunt al empresario Victorovich Mozgovoy para que, por su parte, entregue toda la documentación relacionada con un ingreso de nueve millones de pesetas en octubre de 1998 en las cuentas de la familia Pujol en Andorra. Esta operación tenía como objeto, subraya De la Mata en alusión a los informes presentados por la Policía Judicial, «concesiones administrativas a las que optaba en el puerto de Tarragona, utilizando para ello a quien ocupaba el puesto de director portuario, Lluis Badía i Chancho». Concretamente, la instalación de los depósitos de combustible de este recinto portuario.

Fuente: elmundo.es

11/09/2017