Detenido por levantar un emporio turístico para blanquear dinero de drogas

La Policía y la Guardia Civil han desmantelado una red que había erigido un imperio inmobiliario, turístico y hostelero en Chiclana de la Frontera (Cádiz) para blanquear dinero procedente del narcotráfico y que estaba liderada por un narcotraficante recién salido de prisión.

En una operación conjunta, agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han detenido a nueve personas -entre ellas el supuesto cabecilla de la organización-, y han intervenido algo más de dos millones de euros en bienes inmuebles y bloqueado cuentas y vehículos, además de la aprehensión de casi 100 kilos de drogas.
Según han informado hoy ambos cuerpos en una nota de prensa, las investigaciones se iniciaron al detectar que un narcotraficante había levantado "aparentemente de la nada", tras salir de la cárcel, "un imperio inmobiliario, turístico y hostelero".

Los agentes averiguaron que mientras estaba en prisión cumpliendo una pena de cárcel por tráfico de cocaína, su madre había construido un complejo turístico utilizando unos terrenos rústicos valorados en más de 250.000 euros, a pesar de que sus únicos ingresos consistían en una pensión no contributiva. Mientras su hijo cumplía la condena, la construcción de este complejo permaneció "dormida", pero cuando accedió al tercer grado penitenciario el proyecto se retomó a pleno rendimiento. Fue entonces fue cuando el cabecilla de la red creó una empresa para asumir la propiedad de dicho complejo, sin realizar transacción económica alguna hacia su madre, que actuaba como su testaferro.

La investigación de los agentes desveló también que en función de su desarrollo empresarial, el principal implicado realizaba inyecciones de capital de origen ilícito en sus cuentas o las de la empresa a través del método denominado "pitufeo", un sistema de blanqueo en el que se realizan multitud de pequeños ingresos en efectivo.

Para camuflar estas operaciones utilizaba los datos de clientes de los alojamientos que regentaba y que habían pagado mediante medios electrónicos, con lo que conseguía "lavar" miles de euros. Para facilitar este método de blanqueo contaba con la complicidad de una empleada de banca, que también ha sido detenida.

Según los investigadores inyectaba tanto dinero en su empresa, que podía ser mucho más competitiva que otras similares, tanto en precio como en equipamiento de sus instalaciones, entre otras un conocido complejo de apartamentos de la localidad de Chiclana. Además, creó más empresas con el fin de "distraer" a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Estado y para blanquear los beneficios del narcotráfico, entre otras un famoso restaurante del Poblado de Sancti Petri, en el que invirtió más de medio millón de euros en obras para su acondicionamiento.

En la operación se realizaron once registros en lugares directamente relacionados con el cabecilla y su entorno.

En total se han bloqueado 26 bienes inmuebles e intervenido 45.000 euros en metálico, así como 210.000 más en diversas cuentas de la organización.

Los agentes también se incautaron de 450 plantas de marihuana, 50 kilogramos de hachís ocultos en un doble fondo de una furgoneta, 25 teléfonos móviles encriptados, 8 ordenadores, 4 discos duros y abundante documentación -con gran valor para la investigación por blanqueo de capitales y de las actividades de narcotráfico-, y de seis vehículos de alta gama.

Fuente: lavanguardia.com

21/07/2017