Cerco fiscal a la factoría Mendes

La factoría de Jorge Mendes, esa gigantesca industria del fútbol, se ha convertido en un objetivo para la Hacienda y la justicia españolas. El representante portugués de jugadores opera en todos los puntos del planeta, compra, vende, tasa o influye en cinco continentes, pero será en una localidad española, Pozuelo de Alarcón, donde tenga que responder ante el juez por presunto fraude fiscal el 27 de junio. Un día después de que la Fiscalía de Madrid acusase a Cristiano Ronaldo de defraudar 14,7 millones de euros a Hacienda, el juez cita a declarar como imputado a su famoso representante por el caso Falcao. El delantero del Mónaco está acusado de no pagar 5,66 millones durante 2012 y 2013, cuando jugó en el Atlético de Madrid.

 

Las primeras palabras de Cristiano Ronaldo después de la denuncia de la fiscalía madrileña fueron «conciencia tranquila» cuando un reportero le preguntó en la distancia. El delantero del Real Madrid asistió a un homenaje al presidente de la Federación Portuguesa de Fútbol, Fernando Gomes, a quien condecoró Marcelo Rebelo de Sousa, presidente de la República de Portugal, en Lisboa. «¿Eres inocente?», le volvió la pregunta al jugador madridista. «Eso siempre», respondió CR.

Diversos especialistas del derecho deportivo consultados por ABC consideran que la situación del portugués podría derivar en la «doctrina Mascherano». Pagar la deuda con Hacienda más una potente multa para evitar de esta manera ir a juicio en un futuro.

Detrás del presunto fraude de Cristiano Ronaldo se encuentra su manager, Jorge Mendes, sobre quien las autoridades españolas han estrechado el cerco fiscal. Al menos cinco jugadores representados por el agente portugués, Cristiano Ronaldo, Falcao, Coentrao, Carvalho y Di María (cuatro en el Real Madrid y uno en el Atlético) tienen un litigio con la justicia española.

El mismo esquema

Los cinco futbolistas implicados de la factoría Mendes utililizaron el mismo modelo operativo para defraudar a Hacienda, según los informes de la Agencia Tributaria. Simularon la cesión de sus derechos de imagen (cuyo régimen de tributación es menor) a alguna sociedad propiedad de los deportistas domiciliada en paraísos fiscales (Islas Vírgenes Británicas, Panamá) que cedía la explotación de los derechos de imagen a otra empresa radicada en Irlanda (el país de la UniónEuropea con la tributación más baja). Una pantalla para evadir impuestos, según la documentación de la Agencia Tributaria que, según concluye la Fiscalía en el caso de Cristiano, se creó de forma «consciente».

Mendes dirige Gestifute, la mayor empresa de representación del fútbol mundial, asesora al fondo de inversión Quality Sports Investment y colabora con la agencia norteamericana Creative Artists Agency. Pero el único país donde ha encontrado trabas con la justicia ha sido España. En nuestro país la reglamentación relacionada con los derechos de imagen está sujeta a interpretaciones muy diversas, que en el caso de Jorge Mendes han derivado en su paso por los juzgados en condicón de investigado.

Se da la circunstancia de que los dos casos que vinculan al agente luso con la justicia española (Cristiano Ronadlo y Radamel Falcao) los instruye el mismo juzgado, el número 1 de Pozuelo de Alarcón.

Mendes tendrá que declarar como investigado en el procedimiento abierto contra Falcao. El juzgado investiga una querella de la Fiscalía por un supuesto fraude de 5,66 millones de euros en 2012 y 2013.

Jorge Mendes dijo ayer, a través de un comunicado de Gestifute, que no ha recibido ninguna citación judicial, que su actividad se limita a intermediación de traspasos, negociación y renovación de contratos y que nunca participan ni prestan servicios «relacionados directa ni indirectamente con el asesoramiento financiero, fiscal ni legal de sus representados».

Fuente: ABC.es

15/06/2017